top of page

Niños, Jóvenes y Doncellas

Hola a todos, bienvenidos a mi nueva publicación de la semana. Esta vez hablaré sobre los niños, jóvenes y doncellas.


Y ustedes me dirán, ¿qué aprendiste sobre esto? y pues hoy lo van a descubrir. Como les comenté en el episodio anterior, mi mamá trabajó mucho por la obra de Dios y pues no solo se enfocó en las personas adultas, sino que también en los niños y la juventud. Como les decía fue presidenta de jóvenes en la iglesia donde se congregaba a su corta edad. Desde sus inicios le apasionaba servir y ministrar a los jóvenes.


Existen muchas anécdotas contadas y otras vidas con ella, que pasaría un par de días contando todas. Pero quisiera contarles un par de ellas, una de ellas es que en la iglesia donde nos congregamos hacían confraternidades o retiros juveniles como se les conoce ahora, en donde todos los jóvenes de Guatemala y de otros países se reunían para tener una serie de cultos y actividades recreativas para la juventud. Esto se llevaba a cabo en la ciudad de Antigua en el departamento de Sacatepéquez de mi querida Guatemala. Y pues mis padres siempre promovieron llevar a la juventud de la congregación a este tipo de actividades. Tengo recuerdos o pequeños flashazos de cómo eran estas actividades, donde se tenían actividades juveniles por las noches, terminaban tipo 12 o 1 de la madrugada y pues mis papás estaban allí. Mi mamá era la que se encargaba de cuidar a las chicas (a las doncellas como ella les llamaba) saben es importante aclarar que es una doncella en la biblia, su significado es: "palabra con una connotación de virginidad, se usa para denominar a la mujer joven que no ha conocido varón o que no ha sido desposada". Mi mamá veía en qué lugar las iban a ubicar cuando fuera la hora de ir dormir, ella se quedaba con ellas para resguardar y cuidarlas y no crean que era un hotel de 5 estrellas, ni de 4, ni de 3, era como de 2 digo yo jajaja, pero allí estaba ella feliz con ellas, durmiendo en las clases de las escuelas públicas. Otra cosa que pasaba, si alguna de las chicas quería ir al baño, ella veía cómo y con quién se iba a ir. Si un par de ellas se escapaba de los cultos (la famosa capiusa, que significa irse de un lugar o saltarse un permiso), también se daba en las actividades cristianas, aunque no me crean jajaja, pues allí iba mi mamá a buscarlas y llamarles la atención. Les decía: Mis hijas venimos a una actividad juvenil, venimos a escuchar palabra y a congregarnos con los demás jóvenes y se las llevaba de regreso al culto, quisieran o no quisieran jajaja…. así era mi mamá de estricta.


Si una parejita de jóvenes estaba perdida por allí, era regañado seguro jajaja. Mi querida mamá siempre veló por la juventud de nuestra congregación. Muchas de las chicas que crecieron bajo el cuidado de mi mamá, han de tener muchas anécdotas que contar. Ella siempre fue alguien que acompañaba a la juventud en sus luchas, recuerdo que le gustaba mucho un versículo bíblico que se encuentra en Eclesiastés 12:1 y dice de la siguiente manera: Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y lleguen los años de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento.


Mi mamá decía, yo acompaño a las señoritas y las entiendo, porque yo pase por eso también, edades dónde te gustan un montón de jóvenes y no sabes decidir por quién, dónde tienes presiones por tu belleza, por el que dirá la gente, donde estás propenso a cometer muchos errores y lo difícil que se torna seguir a Dios. Ella siempre extendió su amistad a las chicas que quisieran tomarla, escucharlas y aconsejarlas y algo muy importante que ella te decía las cosas tal y como son, sin disfraces, sin maquillarlas, era directa y tajante, muy celosa con lo que Dios quiere para la vida de uno. Algo curioso fue que con sus sobrinos también fue así, los jalaba para llevarlos a las actividades juveniles y siempre estuvo al cuidado de ellos, trasladando un consejo y poniéndose en los zapatos de los chavos y las chavas. Esa fue mi mamá.


Y algo que se me pasó contarles es que en muchas de las actividades en las que participó ya era madre de familia, es decir que allí iba mi papá al cuidado de los chavos y pues al inicio allí iba yo de colado y luego también se fue mi hermana desde muy pequeña, ninguna circunstancia o por su cambio de estilo de vida hizo que dejara de estar al cuidado de la juventud.


Estuvo como coordinadora de Escuela Dominical en nuestra congregación, el que no sabe qué es eso, pues les comento que es un ministerio dedicado para la enseñanza de los niños y jóvenes, donde existe un grupo de trabajo que da clases a los niños en las iglesias, porque seguro que todo niño se aburrirá en una servicio o culto para adultos, porque no es una enseñanza acorde a sus edades. Y pues ella velaba que todos recibieran la palabra acorde a su edad, coordinando actividades para grupo, incluyendo a la juventud para que adquiriera desde ya responsabilidades y experiencia dentro de las diferentes actividades de niños.


Si hablamos de los niños, pues siempre veló por llevar a cabo la Escuela Bíblica de Vacaciones, que son clases bíblicas en el tiempo de vacaciones de colegio, allá por el mes de noviembre; coordinando el tema central de la Escuela Bíblica de Vacaciones de ese año, el transporte, las donaciones para la refacción de esos niños, ver la publicidad para llevar a niños invitados de otras colonias. Era una actividad que lleva su trabajo y algo muy lindo es que ella hacía el mismo trabajo, no importando si fueran a llegar 20 niños o 100 niños, todo fue hecho con amor y dedicación. Les comparto esto, porque yo lo vi, tengo certeza de eso y en casa tenemos muchas fotografías que capturaron esos lindos momentos.


Literal hizo suyo el mensaje que el líder más grande dijo en Mateo 19:14. Pero Jesús dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos.


Y por último deseo compartirles algo que marcó mucho mi vida y aprendí de ello y es orar por los niños, los jóvenes y las doncellas. Siempre en su oración de inicio de día, pidió e intercedió por ellos, siempre los abrazo en sus oraciones y como alguien me decía una vez, orar por otros es muestra de amor. Y seguramente esas oraciones llegaron al trono de Dios, porque un ejemplo de ello soy yo. Ella trabajó en mí, como en muchos otros y siempre me trató como un niño más, como un joven más y eso se lleva en el corazón.


Preocupémonos por la vida de los niños y la juventud que nos rodea, nietos, hijos, sobrinos, primos, amigos, vecinitos, etc. Porque son edades complicadas, donde el panorama muchas veces es borroso, llenos de inmadurez y con deseos de recibir mucho amor. Ellos son el presente de nuestra sociedad, si queremos una sociedad mejor, trabajemos en ellos. En la Biblia, la palabra de Dios en el libro de Proverbio, capítulo 22 y versículo 6, dice: Instruye al niño en el camino correcto, y aun en su vejez no lo abandonará.


Saludos.


71 visualizaciones4 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
Couldn’t Load Comments
It looks like there was a technical problem. Try reconnecting or refreshing the page.
bottom of page